Saltar al contenido

Infusión de manzanilla

manzanilla

La manzanilla o camomila (Chamaemelum nobile) es una planta rastrera perenne con flores blancas y que se caracteriza por ese intenso amarillo en su centro, así como por su agradable e inconfundible aroma. Además, se ha convertido en una planta medicinal tan popular por aliviar multitud de problemas de salud de manera natural.

La manzanilla proviene originalmente de la Europa occidental y se encuentra principalmente en Grecia, España y Portugal, aunque su consumo se ha extendido a nivel mundial. Esto es debido a sus increíbles beneficios, que pueden aprovecharse tanto en forma de infusión como de forma tópica.

Estamos hablando de una de las hierbas más valoradas en la medicina natural ya que contiene una excelente variedad de componentes nutricionales que nos pueden permitir vivir con mayor bienestar nuestro día a día. ¿Quieres conocerla más a fondo?

La infusión de manzanilla es una de las más conocidas en el mercado debido a sus múltiples propiedades digestivas, analgésicas y antiinflamatorias, entre otras. El compuestos activos alfa-bisabolol, mamazuleo y los flavonoides son los principales responsables de dichas propiedades.

Si sueles tener problemas estomacales, estrés, problemas para dormir o quieres cuidar más tu piel, deberías empezar a considerar el tomar manzanilla en forma de té de manera regular. En ese sentido, es bueno que sepas que recientes estudios han determinado que las variedades alemanas y romanas suelen tener concentraciones más fuertes de los componentes activos que más ayudan a nuestro organismo.

La infusión de manzanilla puedes tomarla directamente o, si lo prefieres, puedes endulzarla ya sea con miel, stevia o azúcar. Eso ya dependerá de tu gusto, aunque lo más recomendable es no añadirle nada. En todo caso, una buena opción para aportar dulzor es combinarla con anís, que siempre será mucho más saludable.

¿Cómo preparar un té de manzanilla con anís?

Ingredientes:

  • Flores de manzanilla secas (una cucharada y media).
  • Anís estrellado (una cucharada).
  • Agua (250 ml por persona).

Pasos:

  1. Ponemos el agua a calentar hasta que rompa a hervir.
  2. Apartamos el agua, bien en la misma olla o bien en una tetera, y agregamos la manzanilla y el anís.
  3. Lo tapamos y dejamos reposar durante 5 o 7 minutos para conservar las propiedades de los ingredientes.
  4. Colamos la infusión y la servimos en una taza.

Otras infusiones que no te puedes perder muy recomendables:

 

4.7 (93.33%) 9 votes